Una ganadera en Huesca se enfrenta a la cárcel por matar a 350 cabras

AbandoNOanimal, cabras desnutridas

La protección animal en el ámbito de la ganadería en España es un tema que debe tomarse un poco más en cuenta. Ya se ha ganado campo en la protección del derecho de los animales, sobre todo en los domésticos. Pero qué hay de otras especies, por ejemplo, las cabras, cerdos y toros. También son seres vivos que sienten, y debemos defenderlos y protegerlos.

Esta vez nos ocupa un caso de una cruel propietaria dueña de una finca ganadera en la provincia de Huesca, Aragón. La mujer de 47 años resultó ser la presunta autora de un delito de maltrato animal con varios perjuicios, al matar de hambre literalmente alrededor de 350 animales de su granja, en su mayoría cabras.

AbandoNOanimal, cabras

320 cadáveres de cabras hallados en la finca

Este atroz hallazgo se logró gracias al trabajo de agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), quienes se encontraban realizando controles en la comarca de La Litera, en el este de la provincia. Allí se percataron de que habían algunas cabras muertas en una zona a cielo abierto de una explotación ganadera.

Los agentes no se imaginaban con lo que se iban a encontrar. De hecho, el teniente Arturo Notívoli, quien es el encargado del SEPRONA en Huesca, confesó que en todos los años de servicio que ha prestado, jamás había presenciado algo tan cruel, terrible y lamentable como lo que vio en esa finca. “Si se extrapola la imagen al mundo animal, aquello era un campo de exterminio, con cientos de cabras muertas, otras agonizando, animales famélicos a los que se les notaban todas las costillas, cabritillos de tres semanas junto a los cuerpos de sus madres", indicó Notívoli.

De los 380 animales encontrados en la finca solamente 30 cabras habían sobrevivido. Estaban en unas condiciones deplorables sin acceso a comida ni agua y al borde de la muerte. A través de los análisis que se realizaron a los cadáveres, se determinó que los animales habían pasado al menos 25 días sin ser alimentados. A pesar de todos los esfuerzos de intentar salvar las vidas de las 30 cabras, solamente sobrevivieron 10.

AbandoNOanimal, maltrato animal

Delito de maltrato animal

La hipótesis que plantean los agentes del SEPRONA es que la acusada es una estafadora experimentada. Sospechan que este hecho atroz puede relacionarse con uno de sus antecedentes, ya que en el 2016 la ganadera denunció un supuesto robo de 200 cabras.

Asimismo, los agentes están realizando todas las investigaciones para determinar si se trataba de una denuncia falsa para poder cobrar el seguro. El SEPRONA cree que probablemente estaba tratando de repetir la operación pero no le resultó, ya que su tractor estaba averiado y no pudo deshacerse de los cadáveres.

Los agentes procedieron a detener a la mujer quien pasó a manos del Juzgado de Instrucción n° 1 de Monzón, que dictaminó su libertad con varias imputaciones debido a que involucra animales muertos. La ganadera se podría enfrentar a condenas de 6 a 18 meses de cárcel, así como inhabilitación de 2 a 4 años para el ejercicio de comercio, profesión u oficio relacionado con animales, y para la posesión de animales.

La detención de la ganadera se dio gracias a los controles de la operación Máximus, que fue lanzada el año pasado por el Servicio de Protección de la Naturaleza de Huesca para descubrir conductas ilegales vinculadas con el bienestar animal en el medio ganadero.