Regalar una mascota puede terminar mal: los animales no son juguetes

perro callejero

Las cifras son claras. Es una realidad. Muchos de los perros y gatos que corren la suerte de ser un regalo terminan en el abandono o víctimas del maltrato. El número de animales recogidos por protectoras se ha incrementado alrededor de un 15 por ciento entre 2006 y 2014.

Un estudio preliminar encargado por la subdirección general de productos ganaderos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), así lo demuestra. La investigación se basa en los datos aportados por las entidades que recogen animales abandonados, es decir, la cantidad de animales recogidos les ayuda a cuantificar el abandono.

Este dato nos ayuda a dar fuerza a nuestra hipótesis. Según el papel de trabajo, la principal forma de adquisición de los perros es el regalo, seguido de la adopción y la compra. En gatos, es el regalo, la recogida en la calle y la adopción, no siendo relevante la compra.

Otra triste realidad es que según las fuentes analizadas por el estudio, hay un aumento “muy acusado” en el número de procedimientos judiciales abiertos por esta causa, pasando de 108 en 2008 a 681 en 2014. Además, los casos que han recibido condena pasaron de 11 a 62.

Los datos del Seprona también alimentan el estudio. Aseguran que en los centros de recogida se percibe un incremento de los animales que llegan con síntomas de maltrato.

Hay también un dato revelador frente a la esterilización. En el caso de los gatos, la tendencia es mayoritaria (70 a 80 por ciento), pero es muy baja entre los canes (30 a 40 por ciento).

Ventas Online: Proponen una normativa de ámbito nacional

La venta de animales a través de Internet es significativa. Sobre todo si tomamos en cuenta que por ejemplo, en el caso de la venta de perros, en torno al 80 por ciento de los anuncios corresponden a la categoría de particulares y el precio de venta es entre 2 y 3 veces inferior al de las tiendas de mascotas.

Por ello, una de las recomendaciones del estudio encargado por el MAGRAMA es la unificación del sistema de registros en las comunidades autónomas, así como propiciar un mayor nivel de comunicación entre el Seprona y la Fiscalía; elaborar una normativa nacional, que contemple unos mínimos a cumplir por todas las CC.AA. en todos los aspectos relacionados con los animales de compañía; posibilidad de elaborar un Libro Blanco sobre el sector; potenciar el lanzamiento de campañas de comunicación/concienciación.

Evitar la compra caprichosa y el regalo a familias irresponsables

“Evitar la compra caprichosa y la cría incontrolada caprichosa de animales como si de juguetes se tratase frenaría la vergonzante cifra de 400 perros abandonados al día en España, una cantidad que nos sitúa al frente del abandono de mascotas en Europa”, considera la presidenta de FAPAM, Matilde Cubillo.

FAPAM recuerda incluso que sumar un perro o un gato a la familia “debe ser una decisión meditada y en la que todos los miembros deben estar de acuerdo”. A la hora de hacerlo, según señala, es clave considerar la adopción, ya que los albergues y perreras municipales están “repletos de animales que un día no muy lejano fueron los regalos de navidad de familias irresponsables”.

Las protectoras de animales recomiendan que no se hagan este tipo de regalos por Navidad o Reyes Magos, pues en muchísimos casos los cachorros acaban en una perrera a las pocas semanas.

Así lo advierte Peter Koekebakker en este trabajo, responsable del refugio de animales que se encuentra en el Camino de Torrenueva, en La Línea, donde operan la protectora Prodean y la asociación Animal in need, que busca hogar a perros abandonados.

De hecho, esta protectora adoptó como medida preventiva que durante el mes de diciembre si alguien acudió a la protectora para adoptar algún perro no ha podido hacerlo porque hasta el día 8 de enero estuvieron bloqueadas todas las adopciones para evitar, precisamente, que alguien se lleve algún perro, especialmente cachorros, para dar como regalo. “Un cachorro no es un regalo, es una responsabilidad muy importante”, recuerda Koekebakker.

Además, relata su experiencia y la de su protectora. Cada año hasta principios de abril la perrera recibe infinidad de perros pequeños, aún cachorros, que habían sido regalados en Navidad o Reyes y cuyos dueños, al ver que se siguen orinando en casa o que muerden los muebles y la ropa deciden entregarlos al refugio.

La ausencia de una normativa para vender cachorros en las tiendas, que además regule su reproducción es el principal problema desde el punto de vista de Peter Koekebakker. “En las tiendas que hay en la comarca se venden mascotas sin que hayan sido castradas y la gente puede criar. No hay una normativa para ellos, mientras que las protectoras nos preocupamos de castrar y esterilizar a todos los perros, y a darlos con un contrato en el que se comprometan a cuidar de los perros”, indica el responsable del refugio.

También asoma un problema que pocos conocemos. La mayoría de los cachorros llegan desde países del este de Europa, como Polonia y Eslovaquia, sin ningún tipo de control y a través de mafias que se dedican a ganar dinero a costa de criar canes de las razas más solicitadas. “Al no haber fronteras en toda Europa cargan furgonetas y coches con buldog franceses, chiguaguas, yorkshire o caniches y los van repartiendo por las tiendas. Lo hacen sin ningún tipo de medidas y los cachorros van hacinados. Pueden ir unos 100 perros en una furgoneta, pero al llegar a España pueden haber muerto unos 30 o 40. Pero como ganan unos 400 euros por cada uno no les importa correr ese riesgo”, alerta.

Países sensibilizados con la adopción

Koekebakker explica que aunque la protectora tiene bloqueadas las adopciones hasta el 8 de enero, en diciembre sí salieron varios animales hasta países como Holanda o Alemania, donde no hay indicios de abandono animal. Salieron unos 100 perros de distintas razas y edades a pesar de que estos meses suelen ser los más flojos, según afirma el responsable de Animal in need, entidad que se encarga de gestionar estas adopciones. “En noviembre se adoptaron casi 100 y en diciembre también otros 100 en Alemania y Holanda. En estos países no hay perros abandonados ni perreras municipales y están sensibilizados con la adopción”, indica. De hecho, las familias que acogen a los animales deben enviar fotografías de los perros totalmente adaptados a la vida familiar, y esta premisa se cumple en todos los casos.

Según Koekebakker, el refugio está más activo en Facebook y eso ha incrementado el número de adopciones. “Tenemos 5.000 amigos, y entre el Facebook y la web tenemos más de 40.000 visitantes al día”.

La protectora consiguió que durante 2015 se adoptaran más de 1.000 perros. Pero no paran de recibir perros abandonados. “Entran entre 80 y 90 cada mes. Las tiendas no quieren castrar o esterilizar y nos llegan muchos cachorros abandonados. Nosotros capamos gratis a los perros para cortar el paso al abandono. De aquí no sale ni un perro que no esté capado ni esterilizado, y además lleva un contrato de responsabilidad para el dueño. Entre las ventas en las tiendas, por internet y las mafias que los traen del este de Europa se producen todos estos abandonos. Es necesario que se controle la venta de perros y que se bloquee la importación”, estima Peter Koekebakker.