Refugios para caballos: un ejemplo de organización y amor por los animales

refugio caballos
Refugios para caballos: un ejemplo de organización y amor por los animales
5 (100%) 1 opiniones

Como muchas cosas en esta vida, el contraste lo encontramos a la vuelta de la esquina. En España, mientras en una localidad de Mallorca un hombre mató a palos a su caballo, porque el animal no obtuvo los resultados esperados por él en una competencia, fue encarcelado y al poco tiempo puesto en libertad; también existen instituciones como el Albergue CYD Santa María, ubicado en Málaga y el refugio de la Asociación de Defensa de Équidos (ADE) en Cataluña, que trabajan en el rescate de estos animales.

El Albergue CYD Santa María es el responsable de acoger a los animales que sufren y  aseguran que es un refugio “único en su especie”. Este centro se financia con la iniciativa privada, es decir, mediante voluntariado y apadrinamiento.

Según explican, todos los animales que rescatan se desarrollan en total libertad, sin encierro, ni jaulas. Recuperar un caballo es muy costoso. En el centro refieren que cuidar a un caballo sano necesita de una inversión de 150 euros. Entonces, cuidar a animales que llegan con traumas, lesiones y de mal nutrición. Lo requerido supera con creces lo que se invierte en un caballo sano.

En esta sección del portal web se puede leer la historia de más de 30 caballos que han sido rescatados por el centro. Muchos han sido adoptados. En un trabajo publicado por el diario sinembargo.mx se puede leer la historia del centro en boca de Concordia y Virginia, dos hermanas que hace 10 años decidieron crear este refugio para atender y dar un hogar a caballos procedentes del maltrato y el abandono. Virginia cuenta que es un trabajo difícil socorrer a un caballo en situación de maltrato. Insiste en que en el centro cada caballo presenta problemas físicos y emocionales y cada uno encuentra respuesta a sus problemas a su propio ritmo.

Proceso de rescate

El proceso de rescate de un cabello requiere la colaboración de 6 a 8 personas, un vehículo especial para transportarlo y en ocasiones una grúa para poder sacarlos de barrizales o barrancos. Luego de rescatado, el animal es llevado al albergue donde se le hace una valoración física y emocional. Ahí se determinan las enfermedades y dolencias que tenga. Es muy común que sean hallados mal nutridos (a causa del abandono), con las patas rotas, con lesiones en la nariz y ojos ocasionadas por golpes con palos o varas, así como con lesiones en la piel.

Los caballos no lloran ni expresan su dolor.  Muchas veces son tumbados al suelo y amarrados para que sean dóciles en menor tiempo. Esto ocasiona que en la parte emocional, en su mayoría llegan aterrados, desconfiando de los humanos y con una carga de estrés que en muchos casos los ha llevado a autolesionarse.

Refugio de ADE

Este sitio está ubicada en la comarca Bages ubicada en Cataluña. Actualmente alberga unos 180 animales. En sus inicios funcionó exclusivamente como un refugio para équidos, pero ahora alberga muchísimas especies distintas que comparten su hábitat y conviven en armonía.

En noviembre publicaron un comunicado en el cual exponen que luego de 15 años salvando todas y cada una de las vidas que se cruzan en nuestro camino, han llegado al límite de su resistencia. Aseguran que siempre han aprovechado al máximo “los escasos recursos” de los cuales disponen, pero la cifra de animales excede la capacidad del refugio que sólo tiene una (1) hectárea de terreno. Además, enfrentan una multa de 30 mil euros, que los obliga a desalojar a una tercera parte de nuestros équidos.

“Necesitamos regularizar nuestra situación urgentemente, por eso nos vemos en la necesidad de ampliar nuestros terrenos, para poder seguir ADElante salvando vidas sin depender de recursos externos”, concluye la misiva.

¿Qué hacer si se quiere  adoptar un caballo?

Tanto el albergue de Santa María como el refugio de ADE explican cuáles son los pasos a seguir para adoptar un caballo. Aquí  explican cuáles son los pasos para adoptar un caballo en el refugio de Santa María, los cuales implican llenar un formulario, y el compromiso de que una vez aceptada la solicitud de adopción, el solicitante deberá efectuar un periodo de voluntariado en el Albergue CYD Santa María de 7 horas. Dichas horas podrán ser distribuidas a su elección y en ellas se le formará de manera gratuita en la limpieza y mantenimiento del hábitat de un caballo y sus cuidados básicos.

Esta formación será obligatoria, se tenga o no experiencia previa. Si una vez finalizado el voluntariado, el aspirante se mantiene interesado en adoptar un caballo del CYD y la Junta Directiva aprueba la adopción, ambas partes firmarán el contrato de acogida.

En el caso del refugio de ADE, las condiciones se pueden encontrar aquí. Dejan claro que esta protectora de caballos no puede dar en adopción équidos fuera de la comunidad de Cataluña (España) por resolución administrativa. Ya que la mayoría de nuestros animales llegan al Refugio por procesos de decomisos policiales. El adoptante se compromete por contrato, que se firma en el momento de la adopción a aceptar todas las clausulas y requisitos y a devolver el caballo en caso de que por el motivo que fuera, no pudiera hacerse cargo de los debidos cuidados y atenciones.

Entre los compromisos adquiridos figura: un lugar seguro y agradable para el caballo, con agua corriente, un cubierto para la intemperie, árboles y de como mínimo 500 metros cuadrados. El adoptante ha de tener allí su vivienda habitual pues no daremos en adopción a ningún caballo que viva solo en huertos o fincas no habitadas. No se permite la reproducción, y si ocurre el embarazo de una yegua, el animal será propiedad de ADE. Además, exigen que el animal debe ser alimentado sanamente y no podrá vivir con un criador de  animales, y debe desarrollarse en un espacio cómodo con otros animales similares.

Se necesitan voluntarios y padrinos

Entre los requisitos para ser voluntario en el Centro Santa María destacan los siguientes:

  • Ser mayor de edad (el CYD organiza otro tipo de actividades para acercar el mundo de los animales a los más pequeños).
  • Leer atentamente y firmar un documento de exención de responsabilidad.
  • Seguro médico o análogo.
  • Vacuna contra el tétanos.
  • Poder comunicarte con los demás en español o inglés.
  • Estancia mínima de una semana (para aquéllos que vengáis de fuera de Málaga).
  • Tener experiencia con caballos.

Con el paso de los años nos hemos dado cuenta de que aceptar voluntarios sin experiencia, os perjudica a todos. A los principiantes, porque no podemos prestaros la atención adecuada (os recordamos que gran parte de nuestra labor se desarrolla fuera del Albergue, ayudando animales, llevándolos al veterinario, y, en general, resolviendo situaciones de emergencia o denuncias). A los voluntarios con experiencia, os perjudica, porque veis alteradas vuestras actividades. Aunque, sin duda, los mayores perjudicados son los caballos.

Sin embargo, no te preocupes, si quieres participar en el proyecto y echarnos una mano con otras tareas, también puedes hacerlo a través de la Asociación, escríbenos a info@asociacioncydsantamaria.es.

  • Estar dispuesto a ayudar en labores de mantenimiento del Albergue, tales como: pintar una pared, limpiar algún cuarto, arreglar una valla…
  • Hacer uso intensivo de la escoba.
  • Limpiar los recintos exteriores. Es una forma tranquila y segura de entrar en contacto con los caballos e ir viendo cómo reaccionan.
  • Pasear pie a tierra a los caballos para que hagan ejercicio. El ritmo os lo impondrán ellos, hay ancianitos que se toman su tiempo para recorrer diez metros y otros, que os sacarán a pasear a vosotros…
  • Cuidar y mimar al caballo (cepillarlo, comprobar el estado de las heridas, comportamiento del animal…).
  • Masajes terapéuticos (te enseñaremos cómo darlos en caso necesario).
  • Administrar medicamentos (ocasionalmente).
  • Realizar turnos de emergencia (pueden ser nocturnos).
  • Hablar y acariciar a nuestros animales con todo el amor del que seas capaz.
  • Ser sincero, alegre y estar abierto al diálogo.

Para apadrinar lo único que se debe hacer es leer esta sección.

Hay muchas formas de ayudar a estos refugios. En este caso, hemos cumplido con la difusión de la información sobre estos centros. Es nuestro grano de arena en la lucha contra el abandono y maltrato animal.