Se debe prohibir la caza con galgos en España

AbandoNoAnimal caza galgos

España es el único país de la Unión Europea que todavía permite la caza con galgos, y esto se tiene que acabar. Para pedir la prohibición del uso de canes durante la caza, el domingo se llevaron a cabo manifestaciones en 32 ciudades del país, con el objetivo de crear conciencia sobre el destino que les esperan a muchos galgos una vez culmina la temporada de caza.

“La caza es un negocio y los perros que ya no sirven a los cazadores se desechan. Las leyes deben cambiar. No podemos seguir consintiendo que se ahorquen o se tire a pozos a perros, o se los abandone impunemente en el siglo XXI en un país supuestamente desarrollado”, dijo David Rubio, de la Plataforma No a la Caza.

El triste final de muchos galgos

Lamentablemente, cuando la temporada de caza llega a su fin, muchos perros aparecen ahorcados, ahogados en un pozo o, simplemente, abandonados. Los galgos tienen un desarrollado sentido del olfato, y por eso son una de las razas más usadas para cazar liebres, zorros y otros animales.

AbandoNoAnimal caza galgos

España debe seguir el ejemplo de otros países, que desde hace muchos años decidieron poner fin a este flagelo. En Alemania la caza con galgos se prohíbe desde 1952, en Bélgica desde 1995 y en el Reino Unido esta práctica se vetó en el 2004.

“Los perros utilizados en las diferentes modalidades cinegéticas son considerados meros objetos por muchos de sus propietarios. Bajo esta relación desatienden muchas de sus necesidades básicas, son objeto de un maltrato explícito para conseguir su sumisión y obediencia, y encuentran en muchos casos una muerte prematura y horrenda o el abandono más cruel”, aseguran en Ecologistas en Acción.

Si bien no existe una cifra exacta sobre la cantidad de galgos y podencos que son abandonados cada año en España una vez culmina la época de caza, se calculan alrededor de 50.000 canes olvidados. Si sumamos los perros que son torturados y asesinados, el número es mucho más alarmante.

AbandoNoAnimal caza galgos

Los estudios de diferentes organizaciones animalistas confirman que la caza tiene una importante incidencia en el maltrato animal. Según el Seprona, el 40% de los perros que sufrieron maltrato o fueron abandonados durante el período 2012-2016 son galgos u otra raza usada para la caza. Durante ese lapso, se contaron 27.724 perros de caza maltratados.

España debe seguir dando pasos importantes en materia de protección animal, y resulta necesario la prohibición de la caza con galgos, lo que seguramente reducirá los casos de maltrato animal en nuestro país.