Los perros que padecen de anemia se debilitan más durante el verano

AbandoNoAnimal, anemia

Durante el verano los perros pueden sufrir los estragos del calor si no les damos el cuidado que necesitan. Peor aún, los riesgos que pueden generar las altas temperaturas como el golpe de calor y la deshidratación podrían camuflar la anemia canina. La anemia es una condición que ocasiona síntomas que podrían confundirse con la somatización del calor.

Por tanto, es importante saber diferenciar si el can está teniendo un episodio de deshidratación o padece de anemia. Si para un animal sano es difícil sobrellevar las condiciones de calor en verano, lo es mucho más para un animal que padece de una enfermedad como la anemia.

Anemia en los perros 

La anemia canina se caracteriza por la falta de hierro en la sangre del perro. Debilita el sistema inmunológico del animal haciéndolo más propenso a contraer enfermedades.

AbandoNoAnimal, verano

La anemia es causada por la falta de glóbulos rojos en el torrente sanguíneo, los cuales se encargan de trasportar el oxígeno a todo el cuerpo. La deficiencia de estas células provocan un estado de debilidad en el perro.

Cabe destacar que la anemia no es una enfermedad, sino que se trata de un signo clínico que podría ser un síntoma de una condición más grave. Una de las causas más frecuentes de la anemia en los perros es una alimentación deficiente.

No obstante, la disminución de los glóbulos rojos puede darse por diferentes motivos:

-El cuerpo deja de producirlos de forma natural.
-El sistema inmunológico los destruye (anemia hemolítica inmunomediada).
-Pérdida de sangre por un accidente.
-Una hemorragia interna en el intestino que no se diagnóstica a tiempo.
-Presencia de gran cantidad de parásitos intestinales.
-Medicamentos.
-Genética (anemia congénita).
-Infecciones bacterianas severas.

Algunos síntomas que puede presentar un perro con anemia es la disminución del apetito, inactividad, depresión, lengua y encías más pálidas, color amarillento en la piel y los ojos.

AbandoNoAnimal, perros

Si no ha presentado ningún síntoma previamente, con el tiempo es posible que tenga dificultades para respirar y un pulso acelerado. Esta situación es común cuando la anemia lleva instalada mucho tiempo en el cuerpo del animal.

Un diagnóstico a tiempo puede ayudar al animal a recuperarse y sentirse con fuerza, por lo que es importante vigilar el comportamiento del can en esta época calurosa del año. Ante cualquier cambio en su rutina, o que se vea apático y cansado, lo más sensato es acudir al veterinario para que lo evalúe y, de ser necesario, le administre tratamiento.

Adicionalmente, debes proporcionarle una dieta rica en hierro, vitaminas y minerales que contribuyan a recuperar su salud. Recuerda que debe ser el veterinario quien le indique la alimentación.