Mujeres maltratadas usan perros adiestrados para protegerse

AbandoNOanimal, perros adiestrados

La violencia de género es un flagelo que se ha regado como la pólvora en toda España. Así condenen al agresor, la víctima siempre teme por el regreso del mismo, porque sabe donde vive, los sitios que frecuenta y las personas con las que tiene contacto.

En este sentido, la Fundación Mariscal ha creado un sistema para salvaguardar a la mujer maltratada. Se trata de los perros de protección, animales adiestrados para evitar una eventual arremetida del abusador.

Luego de que Ángel Mariscal recibiera hace siete años una llamada de una mujer pidiéndole que le dotara de un perro para protegerla de su violenta pareja, al entonces dueño de Security Dogs, una empresa que adiestraba canes para seguridad privada, se le encendió el bombillo. Podía contribuir con la sociedad.

AbandoNOanimal, perros de protección

Perros fieles protectores

Los perros acompañan en todo momento a la solicitante, no muerden ni son violentos en las primeras de cambio, son entrenados para disuadir a los maltratadores. Suelen tener un bozal y en la mayoría de los casos se abalanzan sobre los agresores para alejarlos. Responden a un comando para actuar, puede ser una palabra o el simple tirón de su collar.

El perro regularmente no detiene la acción del criminal, lo ahuyenta o le hace ganar tiempo a la mujer para que active una alarma o llame a la policía. “Necesitamos perros sociales que sean capaces de llevar una existencia normal, que sean capaces de convivir con personas, con niños”, dijo Mariscal al diario El País.

Tras 25 años trabajando para adiestrar perros en seguridad y caza, Mariscal se percató que estos animales poseían un instinto de protección muy arraigado, capaz de hacer sentir segura a la víctima.

Mujeres se sienten seguras con sus perros

Se calcula que más de veinte mujeres en España usan a perros protectores. America vivió varios infiernos, no solo cuando fue golpeada por su pareja la primera vez, sino cuando este quebranto la orden de alejamiento. “Le pusieron una pulsera de localización, yo tuve un escolta y dos órdenes de protección emitidas por un juez, todo se acabó y el regresó, le avisé a las autoridades, pero no llegaron a tiempo”.

Ahora con su perra Vero, America se siente más segura. Parece irrisorio, pero un ladrido de un can que distraiga al agresor, puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. “En esos cinco minutos, te pueden apuñalar, matar y quitar a tu hija”, señaló.

AbandoNOanimal, perros entrenados

“Nosotros trabajamos sobre ese espacio-tiempo crítico en el que la mujer llama a los cuerpos de seguridad para avisar que el agresor ha roto la ley, esos minutos en los que están cara a cara”, puntualizó Mariscal. “Cuando llegó aquí, tardé dos meses para poder mirarla a los ojos”, agregó el director y fundador de la iniciativa de protección.

Adiestramiento de caninos

Mariscal informó que luego de un riguroso programa de formación y adiestramiento, donde están involucrados mujer y perro, la dupla empieza a convivir. “Creemos que es un error darle un perro a una dama sin el entrenamiento adecuado”. Mariscal sentenció que regularmente se acepta en el programa a mujeres que portan órdenes de restricción, pero también a las que no, porque muchas de ellas tienen miedo a denunciar.

El proceso de adiestramiento cuesta 8 mil euros por cada perro, los cuales son costeados por la Fundación. A la mujer no se le cobra por la dotación del animal. La Fundación no recibe ayuda de instituciones públicas, los costos se costean con los ingresos de la empresa de seguridad. “Tengo absoluta confianza en mi perra Kala”, dijo Gema, otra víctima de la violencia de genero. “Ya no me verán como una mujer que no sabía defenderse”.