Las redes sociales: un aliado en la defensa de los animales

sociedad defensores animales

Las redes sociales se han convertido en un instrumento muy útil en la lucha por el cuidado y protección de los animales. Hoy en día, muchas denuncias de maltratos y daños hacia los más indefensos circulan más, y más rápido, lo que permite a las organizaciones y personas interesadas tomar acciones ante estas situaciones.

La comunidad de Granada en España es un ejemplo de cómo la tecnología puede ser un gran aliado para los defensores de esta causa. La Comandancia de la Guardia Civil de Granada conoce la importancia de las redes sociales y ha visto de qué manera el volumen de denuncias ha aumentado y por consiguiente, han tenido que recurrir a medidas más severas.

Solamente en un año, el número de personas puestas a disposición judicial en Granada debido a este motivo, sólo por este cuerpo de seguridad, ha crecido en más de un 50 por ciento. Así, se ha pasado de 7 personas en 2014 a 16 en el año 2015, es decir más del doble. «El incremento es significativo y evidente», comenta la portavocía de la Guardia Civil de la Comandancia de la Zona Norte.

Las ventajas de las redes sociales en la protección de los animales tienen que ver con la inmediatez y el alcance de las denuncias; sin embargo hay que tener cuidado porque muchas ameritan ser comprobadas exhaustivamente,

Uno de los problemas que tienen las autoridades es que para que prosperen muchas denuncias  deben tener fundamento legal: «Por ejemplo, si un perro está encerrado en un espacio relativamente pequeño y tiene agua y comida no es delito. Tampoco si un caballo está atado en el campo. Otra cosa es que lo dejen allí pasando la noche o que el perro esté pasando calor o frío en una terraza», cuenta el portavoz.

Las lesiones las documenta un veterinario de la Junta de Andalucía que analiza el animal a instancias de la Guardia Civil. El portavoz explica que ocurre igual que con las personas, que se precisa un parte de lesiones de un hospital o de un perito.

Las autoridades también advierten que no pueden investigar los casos que circulan por redes sociales si ellos no tienen notificación por denuncias, llamadas o correos a la Oficina Virtual. Eso es lo que ocurre en estos momentos con las informaciones que están circulando de casos de peleas de perros en Granada. «El año pasado sí hubo un par de atestados por peleas de animales, pero de gallos, porque los cogimos cuando los transportaban y los animales tenían señales de ser usados para eso. También hubo investigados que grabaron una pelea de gallos en un vídeo».

Hace poco una persona quedó absuelta tras haber disparado contra un gato con una escopeta de perdigones porque el juez consideró que no había ensañamiento. «Pero eso ocurrió con la antigua ley, no ahora. Antes dependía de la interpretación pero ahora sí hay cualquier tipo de lesiones, causen o no la muerte, incluso el simple abandono, es delito», insiste el portavoz.

Una comunidad que crece

La importancia de las redes sociales en la causa de protección y cuidado de los animales no se limita solamente a las denuncias locales, actualmente hay cuentas que contribuyen significativamente con esta causa.

En abandoNOanimal somos conscientes de ello, tras poco más de cinco meses de vida, más de 4.000 seguidores en Facebook y casi 3.000 seguidores en Twitter demuestran que existe una parte muy importante de la sociedad española que demanda cambios estructurales en protección y bienestar animal.

A través de estos canales, además de los efectos principales de difusión y concienciación, también las personas pueden mostrar su indignación y hacer eco de las denuncias para evitar que este tipo de situaciones se repitan en el futuro.

Desde esta trinchera estamos tratando de aportar nuestro grano de arena, tal como decimos por aquí «grano a grano se forma una montaña».

El ejemplo de otros países

Para tener una idea de la dimensión que tienen  las redes sociales como Facebook, Twitter, Youtube, Instagram, entre otras, en diferentes países, especialmente en Latinoamérica.

En muchos de los países latinoamericanos no existen sanciones, o hay sanciones prácticamente insignificantes, contra los responsables de tales abusos. Los animales quedan entonces bajo la sola protección de Organizaciones no gubernamentales que no poseen el nivel de recursos económicos que sus pares de los países desarrollados.

No obstante, esta situación podría estar cambiando gracias al poder de las redes sociales, estima Cynthia Dent, directora ejecutiva de la sección latinoamericana de la ONG internacional de defensa de los animales Humane Society.

«Twitter y Facebook nos han expuesto a mayor conocimiento de casos de crueldad en Latinoamérica. Cuando antes solo escuchábamos de la prensa cuando reportaban un caso, ahora tenemos a personas indignadas que aprovechan los medios sociales para destacar estos casos de crueldad y unirse en contra de ellos», dijo Dent a la AFP desde su sede regional en San José.

Sin mensajes de rechazo

Aunque existen personas que son sensibles al carácter violento que en muchos casos tienen los vídeos y publicaciones en Internet acerca del maltrato animal, los expertos recomiendan que las personas en lugar de reaccionar de forma violenta, deban actuar inteligentemente para causar una mayor repercusión y que las denuncias sean más efectivas.

Los cinco pasos que recomiendan los expertos son: Encontrar un vídeo de maltrato en internet; No difundir los vídeos porque logran el objetivo del victimario; Recopilar las pruebas suficientes para hacer la denuncia; Enviar la información por correo electrónico; Esperar que la policía o las autoridades correspondientes actúen.

En un mundo global no hay razones para que el ciberespacio no sea también una plataforma para el activismo en pro de la defensa de aquellos que no tienen voz y que día a día son víctimas de maltrato por parte de personas inescrupulosas: los animales.

Si se actúa de manera responsable, es posible que se pueda actuar de forma efectiva, prevenir y crear conciencia acerca de las consecuencias de este tipo de abusos y sobre todo, difundir la necesidad de dar un trato a los animales como seres vivos que también sufren y padecen.

Las redes sociales: un aliado en la defensa de los animales,

abandoNOanimal