Las condenas por maltrato animal comienzan a ser frecuentes en toda España.

Bien reza el dicho en España, “las cosas caen por su propio peso”. Pues conforme avanzan los meses, en 2016, la sociedad española empieza a tomar conciencia respecto a la importancia de tratar y proteger adecuadamente a los animales. La justicia comienza a darles valor, empezando a castigar a todo aquel que los trata salvajemente.

Efectivamente, el maltrato y abandono animal ha sido una constante histórica en nuestra sociedad; sin embargo, el inicio del 2016 ha deparado cambios en algunas leyes de diversas regiones del país, en pro de proteger a los animales y las redes sociales actúan, cada vez más, como altavoces de las denuncias del maltrato animal.

abandoNOanimal España

La mejor prueba de lo expuesto aconteció el pasado 16 de marzo en Alcalá de Henares cuando según informes de la agencia Europa Press, el juzgado de Penal número 1 condenó a dos cazadores a una pena de dos meses de prisión para cada uno, así como cuatro meses de multa con una cuota diaria de cinco euros por un desalmado delito de maltrato animal, tras enterrar a una perra viva en estiércol.

Semejante acto inmoral fue cometido en 2009, por lo que siete primaveras más tarde, el falló llegó, catalogándose de “tarde pero segura” la señalada penalidad.

Pese a que la presidenta de la organización Justicia Animal, Matilde Cubillo, expresara a Europa Press que "ha sido una gran decepción oír la sentencia". "Este es un caso claro para que los que legislan en nuestro país se levanten de sus asientos y digan basta ya", lo cierto del caso es que penar a un criminal siempre servirá de avance dentro de una sociedad.

abandoNOanimal + leyes animal

De igual modo, tres semanas atrás causó pegada el encarcelamiento en Santander de una madre y su hijo por tener a dos perros amarrados, sin agua y entre heces.

Y es que la Audiencia Provincial de Cantabria confirmó la condena de seis meses de prisión para ambas personas, quienes habían adoptado a los dos caninos en una protectora de animales con la intención de que cuidaran una casa que tenían en Treto, pero una vez allí, permanecieron durante años atrapados, viviendo entre heces, sin agua limpia y sin ninguna atención veterinaria, ni siquiera la vacunación reglamentaria. Como consecuencia de este estado, uno de los animales presentaba "unas condiciones de salud extremas que le causaron la muerte a las 24 horas de su rescate", señala la Audiencia en su sentencia, de acuerdo a medios de comunicación de la región.

El otro perro sufría "un estado de desnutrición y atrofia muscular graves, así como una importante parasitosis intestinal que de no haber sido inmediatamente tratada, hubiera podido originar su fallecimiento".

De hecho, el departamento jurídico cántabro y su audiencia para el caso, tampoco dudaron en señalar a la inhumana familia que cometió el delito, así que tras revisar toda la documentación y la celebración de la vista en el juzgado, llegaron a la misma conclusión, al afirmar que los acusados no prestaron "las mínimas atenciones básicas de alimentación, higiene y cuidados". Claro está, mucho mérito en este caso para los representantes de la protectora de animales, que nunca cesaron en su intento por visitar el lugar donde se encontraban los perros, y que al realizar la pesquisa por segunda ocasión, decidieron llevárselos y trasladarlos a una clínica veterinaria.

Preso por matar a un perro a patadas

Santander ha fungido de ejemplo a la hora de impartir justicia y condenar a las almas maquiavélicas que maltratan e incluso acaban con las vidas de sus mascotas. Probablemente, el caso más sonora y que mayor revuelo trajo consigo resultó ser uno que se resolvió el 30 del mes pasado, cuando el Juzgado de Penal nº 3 de la muy mencionada ciudad condenó a ocho meses de prisión a un joven de 29 almanaques, llamado Sergio F.A., por matar a patadas a un perro en la calle Rualasal, hace dos años. La pena se sustituyó por 240 jornadas de trabajos en beneficio de la comunidad.

Es cierto que el acusado pudo haber recibido una condena digna (bastantes años de cárcel) de quitarle la vida a otro ser, como es el animal; no obstante, asesinar a un animal significó su inhabilitación para ejercer profesionalmente, aunado a ser vetado de oficio o comercio relacionados con los animales durante el plazo de dos años. El asesino también deberá indemnizar a la propietaria del canino, con la cantidad de 1.500 euros, correspondiente al valor del mismo, y con 2.500 euros por daños morales. Igualmente, el joven deberá además abonar las costas procesales, incluidas las de la acusación particular, ejercida por la dueña del perro.

A los tres antecedentes citados, vale sumar la nueva legislación que prohíbe en las distintas comunidades autónomas de España abandonar al animal, luego que en 2014, se registraran más de 150 mil desamparos de especies, principalmente perros y gatos. Las multas estarán a la orden del día para el desalmado e inconsciente que se desentienda de su mascota.

abandoNOanimal + castigo animal

Nadie puede afirmar que la concientización en el trato apropiado al animal, ha calado en su totalidad en nuestra nación, pero tampoco es correcto desconocer el avance realizado en los últimos meses. La idea es que a finales del 2016, a los españoles no se nos pase por la cabeza abandonar o maltratar a nuestras mascotas, sino, todo lo contrario.

Nos ha encantado este vídeo y queremos compartirlo contigo. Qué linda la relación entre los niños y los animales.