Un hospital de Madrid permitirá que los niños reciban la visita de su perro

AbandoNOanimal, perros

El Hospital Universitario Rey Juan Carlos Móstoles de Madrid decidió poner en marcha su programa de visitas caninas para los pacientes más pequeños internados en el hospital. Un proyecto que pretende hacer la estancia de los niños hospitalizados más placentera.

Esta iniciativa está asociada dentro del Plan de Humanización de la Asistencia Sanitaria, fomentado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, que tiene como objetivo mejorar la atención de los pacientes por medio de la humanización y personalización a lo largo del proceso de hospitalización.

Los perros visitarán a sus pequeños amos en el hospital

El programa está disponible para los niños con edades comprendidas entre 1 a 15 años que se encuentran internados en el hospital y que tengan un perro como animal de compañía. Los menores tendrán la grata oportunidad de recibir la visita de su peludo, compartir y jugar con él, los martes de 17:00 a 18:00. Esta solicitud de visita canina debe hacerse a través de un formulario disponible en el Servicio de Información y Atención al Paciente del Hospital Rey Juan Carlos.

AbandoNOanimal, visita canina

No obstante, los pacientes que requieran de tratamientos especiales, o se encuentren en condiciones clínicas no estables, quedarán excluidos del programa y deberán esperar hasta que el doctor lo autorice.

Para poder recibir la visita del canino, éste deberá cumplir obligatoriamente con una serie de requisitos y un protocolo especial. El perro debe tener al día todas sus vacunas y no ser de una raza considerada potencialmente peligrosa, debe estar aseado, haber hecho sus necesidades y estar acompañados de un cuidador.

Además, dentro del programa se les permite a los visitantes que les traigan al paciente comida, su pijama y sus juguetes para hacerlos sentir en un ambiente más conocido y cómodo.

AbandoNOanimal, perro hoospital

De acuerdo a Pablo Bello, doctor del hospital, el proceso que deben atravesar los menores mientras están hospitalizados les genera mucha incomodidad, ya que se encuentran apartados temporalmente de su ambiente habitual. Sin embargo, Bello cree que la asistencia sanitaria se puede humanizar para ayudar a contrarrestar este efecto negativo en los niños.

También agrega que “con ello conseguimos una mejora de su estado anímico y general, que redundará en un cambio en el tedio que suponen las largas horas en el centro, así como una hospitalización más corta”.

La idea del programa es evaluar si la experiencia y el disfrute de los pacientes es positiva, para poder extender a más días la visita de los caninos. Quieren demostrarle a los niños que estar hospitalizados no significa únicamente jarabes y pinchazos.