Nuestros hijos ya no podrán ver a estos animales

leopardo extinción

El mundo sigue avanzando y claramente no paró ni va a parar nunca por nadie ni nada. Se ha sobrevivido a innumerables cantidades de pronósticos, guerras, virus y enfermedades y una cantidad numerosa de situaciones que pueden haberse visto como críticas.

Lo cierto es que todas estas cosas fueron y son generadas nada más y nada menos que por nosotros mismos, los humanos. Y por culpa nuestra pagan otros, tales como los animales o cualquier tipo de criatura o ser viviente que sea vista como una especie no humana. Somos los responsables de una cantidad muy extensa de animales extintos y probablemente esa lista seguirá creciendo, al menos hasta que algo nos haga cambiar drásticamente.

Aquí van a quedar nada más que unas letras y unos textos que no van a volver a la vida a estos animales. Pero esto no significa que todos seamos iguales, o al menos que tengamos la misma mentalidad o manera de ver las cosas. Existimos algunos todavía que tenemos memoria, y más que nada conciencia sobre lo que está pasando y lo que estamos viviendo el día a día. Por eso aquí permanecerán (al menos por escrito) algunos animales que desgraciadamente no podremos volver a ver nunca. Es así de triste pero por igual de real, nosotros los extinguimos mientras vivían, ahora hay que ver si en un tiempo también permitiremos que se extingan de nuestra memoria.

Estos son algunos de los animales que ya no convivirán más nunca entre nosotros:
  • El Rinoceronte negro de occidente: Es una especie que habitaba en Camerún, y la subespecie más rara del rinoceronte negro. Fue catalogada como en “peligro crítico de extinción” en 2011 para finalmente terminar extinguiéndose en 2013. El mayor causante de su extinción fue nada más y nada menos que la caza furtiva.
  • El Baiji: También conocido como delfín chino de río (Lipotes Vexillifer), fue una especie del cetáceo odontoceto de la familia Iniidae. Extinto en 2007 y las causas nuevamente recaen en el humano: sobrepesca, construcción de represas, degradación ambiental y colisiones de embarcaciones contra los animales.
  • El Bucardo: Conocido como la Capra Pyrenaica. Era una subespecie de la cabra montés ibérica la cual se extinguió en el 2000. Los motivos de la desaparición del bucardo fueron nuevamente la caza, ya que las cornamentas de los machos eran imponentes en tamaño.
  • El Carpintero Imperial: Esta ave de la familia de los pájaros carpinteros desapareció por completo en 2001. La causa de su desaparición caen sobre la tala de bosques e incluso la casa ilegal.
  • La Foca Monje: También conocida como Monachus, está foca es un género de mamíferos pinnípedos de la familia Phocidae fue extinta en el 2008. Las causas fueron la pesca indiscriminada.
  • El Pato Poc: Conocida como un ave endémica del lago Atitlán de Guatemala. De apariencia parecida a la del zampullín de pico grueso pero que solo con el doble de tamaño fue extinto en 2004. Principalmente su extinción se debe a la presión que sufrieron sobre la abundante pesca en el lago, el turismo y el aumento del tráfico marino.
  • El Leopardo Nublado: Era una subespecie de la pantera nebulosa que habitaba en la en la isla de Taiwán (antigua Formosa). Con uno de los colmillos más grandes entre los demás felinos fue el segundo depredador de la isla, superado solo por el oso negro de Taiwán. El mayor causante de su desaparición en 1990 (sin ser por la caza furtiva) fue la destrucción de su hábitat natural, viéndose obligado a retirarse de las montañas, lugares que fueron sus últimos refugios. A pesar que los últimos datos de un avistamiento de esta especie fueron en 1990, el animal fue recién declarado totalmente extinto en 2013.
  • El Pez Espátula del Yangzte: Era una especie de pez acipenseriforme de unos 25kg de peso y unos 2 metros de longitud (aunque se hablan de ejemplares que superaban los 7 metros de largo y pesaban unos 450kg). Está especie solo vivió en las aguas del río Yangzte (China). Está especie se declaró extinta entre el 2006 y 2007. No solo sufrió una pesca indiscriminada (por su colosal tamaño), sino que la construcción de la presa en la década del 80, puso ya en peligro a esta especie como a todas las que habitan las aguas del río Yangzte.

Estos son solo algunos de los animales de los cuales no nos podremos volver a dar el gusto de contemplar con vida. Cazados furtivamente, pescados sin discriminación alguna y quedándose sin lugares donde pudieran coexistir como era debido, estos animales sufrieron muertes tristes. En soledad, sin ningún igual siquiera a kilómetros de distancia. Es muy triste y lamentable ver de lo que somos capaces, de cómo arrasamos sin que nada nos importe más que el capital que genere todo lo que estamos destruyendo.

¿A qué punto llegamos que no nos damos cuenta el daño que generamos? ¿Por qué no podemos ver que así solo nos estamos llevando solos a nuestra propia extinción? Lo real es que nuestros hijos nunca podrán ver a estos animales y probablemente a muchos otros, más que solo por fotografías o imágenes. Tenemos que mirar un poco a futuro y pensar si nos gustaría que nuestros hijos y nietos pudieran solo ver a un majestuoso tigre siberiano, un gran elefante o un minúsculo colibrí solo por fotografías, y que no pudiera decir que al menos en algún lugar viven esos animales en su hábitat natural. No tenemos excusa alguna, no existe nadie que sea más culpable que nosotros mismos sobre las desapariciones de estos animales. Solo podemos hacer una cosa, y eso es hacer la diferencia. Por más minúscula que parezca la ayuda o el esfuerzo, sin duda va a colaborar con algo. Empecemos a concienciar a quienes podamos y divulguemos información, seamos héroes al menos una vez.