Grupos animalistas luchan contra las peleas de gallos en Canarias

AbandoNOanimal, gallos

Siempre me ha parecido ejemplar la actitud que ha sostenido Canarias con el maltrato animal del tipo taurino, que se encuentra totalmente prohibido. Sin embargo, no existe la misma piedad con las peleas de gallos, que una parte de la sociedad asume como una práctica normal, y por ello es el único sitio del país en que esta práctica se abre al público.

En Canarias se calcula que hay alrededor de 50 lugares donde enfrentan gallos en ruedas de apuestas para el disfrute del público. Por fortuna, existe un grupo numeroso de animalistas que con frecuencia se oponen a las peleas de gallos.

En Canarias, como en cualquier otro lugar del mundo donde se auspicien estos vergonzosos enfrentamientos de animales, las peleas de gallos son muy crudas. Rodeados por una turba alterada, los gallos son soltados al ruedo con el único objetivo de maltratarse.

AbandoNOanimal, maltrato animal

Peleas a muerte

En estos duelos existe un tiempo de batalla de 10 minutos. Generalmente el ganador sobrevive y el perdedor muere. No existe la piedad. Solo en algunos casos se detiene la pelea cuando el gallo perdedor se encuentra tan maltrecho que no puede continuar en actitud de contienda.

Los gallos derrotados que corren con la suerte de salir vivos, así como el ejemplar ganador, son llevados a un cuarto médico para ser curados. Sufren graves heridas por los picotazos y las penetraciones de espuelas, que son limpiadas con toda clase de remedios caseros.

Fue en el año de 1991 cuando el Parlamento de Canarias activó una ley de protección animal para prohibir la tauromaquia. Lamentablemente en esa misma ley se permitía las peleas de gallos en los lugares donde siempre se han realizado. Se vetó la constitución de nuevos centros de peleas y quedó constancia de que la administración pública no se prestaría para la propagación de esta práctica. Ese mismo año en Andalucía las peleas de gallos fueron vetadas, aunque a medias, ya que los locales que contaban con autorización podían seguir organizando estos enfrentamientos en los que “solamente” podían asistir los socios del club.

Para muchas personas en Canarias estas batallas sangrientas son consideradas como un deporte, en incluso existe la Federación Gallística que ha emitido acreditación a 1.200 personas para que participen en las peleas.

AbandoNOanimal, peleas de gallos

Animalistas en pie de lucha

Los animalistas no han logrado muchos avances en Canarias en cuanto a las paleas de gallos. Pedro Hernández, quien es miembro de una ONG que defiende a las distintas especies, le declaró al diario El País: “No me digan que es una tradición cuando está en juego la vida de los animales”, contó con frustración, luego de que en el año 2015 se ratificaran las peleas de gallos como una práctica permitida y legal.

En el Senado se encuentran varias peticiones de grupos animalistas quienes piden el veto de estas actividades, aunque no ha habido avances concretos.

Esperemos que así como la conciencia en España ha crecido en contra del maltrato de toros, perros y gatos, también siga aumentando la sensibilidad hacia los gallos que sienten y padecen de igual forma.