Los galgos maltratados pueden tener una nueva vida fuera de España

Cada año en España, cuando termina la época de caza, es impresionante la cantidad de galgos que son abandonados o asesinados por sus propietarios, a quienes ya no les sirve el animal. Es una situación dolorosa para los perros, ya que algunos sufren verdaderas atrocidades.

Es por ello que después del periodo de caza en nuestro país, diferentes asociaciones protectoras de los llamados lebreros podencos o galgos comienzan el duro trabajo de rescate de estos animales, para posteriormente rehabilitarlos y poder ofrecerles un mejor futuro con una familia que quiera adoptarlos.

AbandoNOanimal,protección animal

Otra oportunidad para los galgos maltratados

Dentro de la Unión Europea, nuestro país es uno de los pocos que autoriza la caza con los podencos, animales que pueden alcanzar hasta los 90 km/h para atrapar y cazar liebres. En Francia, por el contrario, esta práctica está prohibida desde 1844.

Lo terrible sucede cuando el periodo de caza en España, que va de noviembre a febrero, llega a su fin. Muchos de estos animales sufren una muerte lenta, agonizante y son encontrados en lamentables circunstancias. Son mutilados, golpeados y torturados. Los galgos rescatados son trasladados a las perreras municipales, pero muchos terminan siendo sacrificados al cabo de unos días.

Sin embargo, la lucha contra esta terrible situación en España cuenta con el apoyo de diferentes asociaciones que protegen a los canes. Por ejemplo, la asociación Lebreros sin fronteras, dirigida por Odile Brochot, señala que algunos galgos que han rescatado partieron desde Sevilla hasta Francia para comenzar una nueva vida. Algunos son acogidos temporalmente por una familia y otros corren la suerte de ser adoptados.

AbandoNOanimal,mascotas

Antes de ser enviados a Francia, estos podencos son sanados, e incluso operados, en la Fundación Benjamin Mehnert en Sevilla fundada en 2010, que cuenta con una clínica bien dotada y posee una capacidad de acogida para 450 perros.

El trabajo de las organizaciones encargadas de darles a los galgos una segunda oportunidad también se traslada al ámbito legal y educativo, para crear mayor conciencia en la sociedad sobre esta problemática. 

Frecuentemente en España, y en el resto de Europa, se organizan manifestaciones para denunciar el sufrimiento que padecen estos perros. No obstante, es un tema que ha sido despreciado por el gobierno y los poderes públicos y, por lo tanto, debemos continuar denunciando esta situación de maltrato animal hasta erradicarla totalmente. 

Los galgos maltratados pueden tener una nueva vida fuera de España
Ayídanos a difundir