La exterminadora de animales de Torremolinos está tras las rejas

AbandoNOanimal, animales

España continúa evolucionando en materia de protección y defensa animal. Una clara muestra es el polémico caso de Carmen Marín, ex dueña de la protectora Parque Animal de Torremolinos, quien ingresó la semana pasada a la cárcel para cumplir una pena de tres años y nueve meses impuesta por el Juzgado de lo Penal número 14 de Málaga. Es una de las penas más fuertes aplicadas en España por maltrato animal.

Por primera vez en nuestro país una persona acusada de maltrato animal se encuentra en prisión. Marín, quien fue condenada a inicios de este año por el sacrificio masivo de miles de perros y gatos de manera cruel, así como del delito de falsedad e intrusismo profesional, siente el peso de la justicia.

AbandoNOanimal, sacrificio de animales

Prisión por maltrato animal

Según fuentes judiciales, la acusada ingresó voluntariamente la semana pasada en el Centro de Inserción Social Victoria Kent de Madrid, desde donde la trasladaron a la prisión de Alcalá de Henares para cumplir su sentencia.

Ante esta situación, la defensa presentó un recurso y sigue tramitando la petición de indulto y suspensión de la pena, alegando que la acusada padece de diferentes enfermedades, además de pedir amparo ante el Tribunal Constitucional. Sin embargo, el fiscal Fernando Benítez, quien llevó el caso, entiende que no basta con argumentar tener una enfermedad, por lo que estas peticiones no fueron suficientes para que Marín evadiera el ingreso a la cárcel.

Por otra parte, el fiscal propone una modificación de la normativa que permita endurecer las condenas por maltrato animal, para que los culpables no sigan evitando la prisión.

AbandoNOanimal, mascotas

Ahora en España maltratar a los animales tiene consecuencias. Esperamos que este tipo de condenas tengan un fuerte impacto en la sociedad y las personas lo piensen muy bien antes de cometer algún delito contra estos seres indefensos.

Además, con este tipo de acciones y denuncias por parte de los grupos activistas y defensores de los animales, quedará demostrado ante el mundo que España no es un país insensible y maltratador, sino que ahora se preocupa por el bienestar de los animales.