España sí ha avanzado en protección animal

España protección animal

España esta madurando en materia de protección animal. Los hechos lo confirman. Es cierto que en el país se siguen viendo muchas injusticias hacia distintas especies, de eso tampoco hay duda. Pero desde hace algún tiempo han venido ocurriendo ciertos eventos muy positivos, que eran impensables en nuestro país hasta hace muy poco.

El más emblemático el ingreso en prisión en Mallorca hace pocos días, para cumplir sentencia de 8 meses de cárcel, del hombre que mató a palos a un caballo de carreras. Pero también está la suscripción de España al Convenio Europeo sobre protección de animales de compañía, que limita el uso de animales en publicidad y espectáculos. También prohíbe las intervenciones quirúrgicas para “modificar la apariencia de los animales o conseguir un objetivo que no sea curativo”. Lo que se conoce como cirugías estéticas. Se veta el corte de orejas y colas, algo muy común en los dueños de perros de ciertas razas, como dóberman o bóxer.

Este convenio también establece que cualquier persona que tenga un animal es responsable de su salud y bienestar. De igual forma, “la cría, la custodia y el comercio de animales lo deben realizar personas con conocimientos adecuados”.

De esta manera, España está ahora comprometida a implementar medidas eficientes que favorezcan a los animales sin hogar, así como a “fomentar el desarrollo de campañas de información y educación”. El texto destaca la contribución de los animales en la calidad de vida de las personas y “su valor para la sociedad”.

El Convenio Europeo para la protección de animales de compañía se creó en 1987, por lo que España se demoró 28 años en añadirse. Nuestra nación es la número 18 en sumarse.

Amor hacia los animales sin hogar

Hace poco más de 10 días el Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobó el bosquejo del anteproyecto de Ley de protección de animales de compañía que, entre otras cosas, prohíbe sacrificar a los animales abandonados. Cristina Cifuentes, la presidenta de la Comunidad de Madrid, ha iniciado con el Consejo de Gobierno los trámites de esta ley, que garantizará el respeto hacia los animales, mejorará sus condiciones de vida y definirá sanciones para los infractores.

Para los casos de maltrato grave y abandono, las multas podrían llegar hasta los 30.000 euros, el doble de la medida actual. Cifuentes indicó que la ley llega como respuesta a la Iniciativa Legislativa Popular iniciada en la pasada legislatura por la asociación protectora El Refugio.

Unidos somos más fuertes

España ha avanzado mucho en el tema legal de la protección animal, pero sigue careciendo de un marco legal que alcance a los animales de todo el territorio nacional. Las leyes son muy desiguales en las distintas zonas del país. Podríamos decir que existen 17 formas de legislar, una por cada comunidad autónoma. Y, lo que es más, cada Ayuntamiento cuenta con sus propias ordenanzas municipales al respecto.

Esto significa, por ejemplo, que aquello que es permitido en Madrid, se encuentra penado en Sevilla. O lo que representa un delito menor en Valencia, en Barcelona podría llevarte a la cárcel.

Es precisamente Cataluña la comunidad que más se destaca, claramente, en materia de protección animal. Los catalanes prohíben desde hace varios años el sacrificio de animales abandonados, las cirugías estética, y más. “Excepto en Cataluña, la máxima en el resto de las legislaciones administrativas de protección animal es sacrificar”, indicó Nacho Paunero, presidente de la protectora de animales El Refugio, al periódico 20minutos. Paunero también se refirió a las legislaciones del resto de las comunidades españolas. “Es mentira que sean leyes de protección animal. No sirven para proteger animales. Solo sirven para exterminarlos“.

Madrid necesita una nueva ley

La ley contra el maltrato animal en la Comunidad de Madrid ya tiene 25 años de ser creada, por lo que se antoja obsoleta. Es gracias a las reformas del Código Penal que los animales han logrado mayor apoyo. “Con la modificación del artículo 337 del Código Penal ha sido posible lograr muchas condenas que antes no se hubieran conseguido”, acota Paunero quien, no obstante, considera que la penas por maltrato se deberían endurecer mucho más.

En la actualidad, el maltrato a un animal doméstico “causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud” conlleva una pena de tres meses a un año de prisión. No obstante, en caso de que el maltratador no posea antecedentes penales, lo más probable es que resulte multado pero no privado de libertad.

De hecho, los antecedentes penales de Eugenio Sánchez María actuaron en su contra en el juicio en el que fue condenado a 8 meses de prisión por asesinar al caballo en Manacor. Años atrás, Sánchez había sido condenado a realizar trabajos comunitarios por conducir ebrio. “Esos antecedentes penales estaban caducados desde hacía tiempo”, indicó el abogado defensor quien, vanamente, intentó que la prisión fuera reemplazada por trabajos sociales.

Las sanciones varían

De acuerdo a datos suministrados por El Refugio, Navarra es la comunidad donde menos dinero se paga de multa por maltrato animal, con una sanción de 3.000 euros. Aragón se encuentra al otro extremo, siendo la comunidad que más duro golpea el bolsillo de los maltratadores de animales, con penas de 150.253 euros. En el medio se encuentran Castilla-La Mancha (6.000 euros); Madrid, Extremadura, Baleares, Euskadi, Galicia, Canarias y La Rioja (15.025 euros); Valencia (18.000 euros) y Cataluña (20.000 euros).

Prohibida la Zoofilia

En enero del 2015 el Código Penal fue reformado, con el objetivo de penalizar la “explotación sexual de animales”, conocida como zoofilia, y todas las actividades que se realicen en torno a esa práctica. En este entonces, la Coordinadora de Profesionales por la Prevención de Abusos (CoPPA) entregó a la Comisión de Justicia del Congreso un documento que revelaba datos alarmantes sobre la zoofilia. Indicaba que el 30% de los violadores, el 60% de las personas que abusaron sexualmente de niños y el 81% de todos los delincuentes sexuales, habían cometido actos de zoofilia en algún momento. Este dosier fue clave en la decisión tomada por las autoridades españolas.

Conclusión

Celebramos los avances de nuestro país en materia de protección animal, pero en ningún caso nos sentimos conformes. Sabemos que las cifras de animales maltratados y abandonados en el país continúan siendo demasiado altas. Debemos permanecer en la lucha por aquellos que no tienen voz. Quizás sea una batalla interminable, pero bien vale la pena. Mientras exista un solo animal tratado de forma indigna, ahí debemos estar para elevar nuestro reclamo y exigir justicia.