Es peligroso interferir en el ciclo vital de los animales

abandoNOanimal mamífero joven

Un episodio trágico invadió la polémica mundial la semana pasada, cuando un niño cayó al foso de los gorilas del zoológico de Cincinnati, en los Estados Unidos, siendo zarandeado por uno de los primates, quien posteriormente fue asesinado como consecuencia del servicio de seguridad del recinto.

La noticia sacudió al universo en las redes sociales y prendió el debate considerando que el gorila no hizo daño al pequeño, muy a pesar de su eventual asesinato.

Incluso, un primatólogo aseguró que no hacía falta darle muerte, pues si el gorila realmente hubiera querido matar al niño podría haberlo hecho. Ya en 1996 hubo un caso similar en Chicago, puesto que una gorila llamada Binti Jua recogió a un niño de tres años, lo protegió y se lo devolvió a los funcionarios del lugar.

El afán por subir a las redes sociales panorámicas con animales en zoológicos, safaris o acuarios se cobra víctimas con mayor frecuencia cada año. La insensatez de algunos llega al extremo de jugársela para conseguir la instantánea, o poner en peligro la vida de sus familias o de los cuidadores de los animales, porque en los zoológicos o en la naturaleza los bichos no son de cartón piedra.

Pero no es el único caso ocurrido en los últimos tiempos, debido a que hace un mes un empresario chino visitaba un zoológico de la localidad de Weihai, y quiso acercarse más de la cuenta a una morsa canadiense para tomarse un selfie. Tanta aproximación parece que no le gustó al mamífero, que arrastró al turista hasta la piscina y lo ahogó. Un cuidador acudió en su ayuda, pero la morsa actuó del mismo modo, sumergiéndolo bajo el agua.

Otras veces se trata de alterar el ciclo vital de los animales. Fue el caso de un ejemplar de cría de delfín de la sub-especie franciscana que murió en febrero de este año en manos de cientos de turistas que se lo iban pasando de mano en mano para “juguetear” con este mamífero marino que había recalado en la playa argentina de Santa Teresita, cerca de Buenos Aires. El delfín había varado en el arenal. En cuanto los bañistas se dieron cuenta, se formaron colas para fotografiarse con el animal, quien extenuado, murió de deshidratación en la misma orilla.

abandoNOanimal protección búfalo

Animal sacrificado en Estados Unidos

En Estados Unidos, una pareja de turistas tuvo la idea peregrina de socorrer a un bebé bisonte en su visita al parque de Yellowstone, pues creyendo que el animal tenía frío lo introdujeron en la parte trasera de su furgoneta. Los guardas recuperaron al bóvido, que fue reintegrado en la manada con su madre, pero esta lo rechazó y, finalmente, los responsables de Yellowstone sacrificaron al animal debido a su inadaptación y sancionaron con 100 euros a los turistas, aunque el asunto se encuentra en una vía judicial, y los que secuestraron al pequeño bisonte podrían recibir un correctivo mayor.

Definitivamente, la lección es la siguiente: si usted se topa con un animal salvaje, herido o no, lo mejor es avisar a las autoridades, que en España, por ejemplo, es el Seprona.

Es peligroso interferir en el ciclo vital de los animales
Ayídanos a difundir