“Defensora de animales” de Málaga a prisión por sacrificio masivo de perros y gatos

AbandoNOanimal, exterminio animal

Carmen Marín es la fundadora de la protectora Parque Animal, ubicada en Torremolinos, Málaga, y se suponía que debía amar a los animales más que a nada. Por eso la noticia de que sacrificaba a perros y gatos de manera masiva a conmocionado a la comunidad animalista del mundo. 

Marín está siendo enjuiciada junto con un antiguo empleado de limpieza que también podría estar implicado por los delitos de maltrato y sacrificio de 2.183 perros y gatos durante enero del 2008 hasta octubre del 2010. También se le acredita haberse gastado el dinero de la fundación "sin fines de lucros" en asuntos ajenos a la casa protectora. Según las investigaciones realizadas por la fiscalía, creen que la entidad protectora era la sede donde se ejecutaba la exterminación masiva de animales.

El arresto de Marín fue gestionado por agentes del Seprona de la Guardia Civíl en noviembre del 2010, y antes de llevarse acabo su detención se realizaron investigaciones en el lugar donde pudo haberse realizado la matanza de los animales.

AbandoNOanimal, sacrificio, animales

Un veterinario fue el denunciante del aberrante caso, y según sus declaraciones Marín era la encargada de repartir las instrucciones para que se ejecutase la eutanasia de animales junto con su cómplice (el empleado de limpieza). El veterinario, de quien no poseemos datos personales, acotó que Marín no estaba capacitada para atender a los animales, así que también la acusa de falsificar documentos.

El caso fue retomado

Carmen Marín afronta esta denuncia desde hace 6 años. Y en caso de que se le considere culpable, podría costarle unos cuatro años de cárcel por haber suministrado menos dosis a los animales y provocarles "una lenta y dolorosa agonía", según la fiscalía. Pero el pasado martes se retomó el juicio, y Marín asegura que jamás ha inyectado a los animales debido a que le tiene fobia a este procedimiento, acotando también que es una "amante de los animales". Para sustentar su argumento del miedo a las agujas, Marín testifica que ni siquiera podía ver cuando ayudaba a colocarle los chips a los animales. 

AbandoNOanimal, exterminio, sacrificio

Marín argumenta que en ningún momento ordenó la eutanasia de los animales, y que esa decisión era responsabilidad de los veterinarios. El Juzgado de lo Penal 14 de Málaga encargado del juicio está considerando tomar como pruebas que la ayuden a justificar su inocencia. En la actualidad la acusada tiene en su casa 14 gatos, 12 perros, 2 conejos, 2 ocas y algunas tortugas.

Se suman testigos

Las matanzas tenían una programación. Normalmente el exterminio de animales se llevaba a cabo los días lunes según otro veterinario que trabajaba allí. Además agrega que "si un viernes había una galería de perros llena y el lunes no había ninguno, suponíamos que los habían sacrificado".

Para realizar estas atrocidades sin levantar sospechas desconectaban las cámaras de seguridad y se colocaba música para disfrazar "los alaridos" de los animales sacrificados. Ha aclarado también que no ha visto a la acusada realizar esta práctica directamente, pero uno de los colegas ha testificado frente al juez que él sí pudo presenciar una matanza en repetidas ocasiones, y dice que "no podíamos pasar a la parte de atrás donde estaban los chillidos de los perros y entonces sabíamos que iban a sacrificarlos, pero no podíamos hacer nada".

AbandoNOanimal, perros, gatos

Según la ex presidenta de Parque Animal los veterinarios han  acordado para actuar contra ella y así poder quedarse con la clínica que posee la casa protectora. Declaró sobre malas actividades que algunos de los trabajadores de la clínica realizaban, como ver pornografía en las instalaciones de trabajo. Marín afirma frente a las autoridades que impartían las dosis necesarias en los animales y que cuando llegaba el momento de sacrificarlos -mayormente por enfermedades- lo hacían de manera rápida e indolora. Dice que el total durante tres años solo fueron 283 mascotas sacrificadas.

Delito de falsificación de datos

El Ayuntamiento de Torremolinos colaboraba con Parque Animal para que esta institución funcionara como perrera y se encargaba de financiar las incineraciones realizadas a los animales.

Otras fuentes afirman que debido a que Marín recibía masivas cantidades de productos eutanásicos, falsificaba las firmas o alteraba los datos para no levantar sospechas. Esto fue un delito que se adjuntó a su expediente como intrusismo profesional y falsedad documental. Naturalmente la acusada ha negado todo y se ha desentendido de este rol que la perjudica, aseverando que ese trabajo lo realizaba una empleada de la protectora, y que la única ocupación que ella ejercía era conseguir un hogar a los animales.

Frente a la desaparición de dos cachorros que recién llegaron a la protectora, Marín responde que “a mediodía, llegó una familia alemana que iba a Benidorm y se los llevaron. Querían uno y los convencí para que no los separaran y se quedaran con los dos".

En los próximos días se dictará sentencia a Camen Marín. Todo indica que deberá pasar algunos años en prisión el sacrificio masivo de perros y gatos.