Consejos: cómo cuidar a tu perro en otoño

Tras la calurosa y divertida época de verano, tanto los humanos como las mascotas pueden experimentar alteraciones en su comportamiento y en su cuerpo. El cambio de estación y las bajas temperaturas pueden generar que las defensas de nuestro perro disminuyan, haciéndolo más propenso a enfermedades. Otro aspecto importante es la muda del pelo, que debemos cuidar para evitar que sufran enfermedades de la piel.

En cuanto a la alimentación de nuestro peludo, en otoño es completamente diferente a la que le debemos proporcionar en verano. En la estación más calurosa las mascotas reducen su actividad física, por lo que necesitan menos comida para obtener energía. Caso contrario ocurre cuando llega el otoño, ya que debido al frío el metabolismo del animal requiere más alimento para obtener la energía necesaria.

AbandoNOanimal, mascotas otoño

Sin embargo, estos no son los únicos cambios que puede sufrir nuestro perro durante el frío otoño. Aquí que te explicaremos otro cambios significativos que pueden alterar la salud de tu canino, para que así puedas cuidarlo y prevenir que se enferme.

Evita que tu perro se enferme en otoño

Realiza la prueba de Leishmaniosis: se trata de una enfermedad que se transmite -sobre todo- en verano, ya que el clima caluroso hace que se incremente el número mosquitos que transmiten la enfermedad, así como las garrapatas y pulgas. Nuestros perros están expuestos a estos parásitos durante ese periodo, por lo que es importante realizarle un análisis de sangre después de las vacaciones veraniegas y descartar que no tenga este virus, pero si lo posee debemos atacarlo a tiempo.

Muda del pelo: es normal que se les caiga el pelo mucho más en está época para adaptarse a las condiciones ambientales. Puedes ayudar a tu mascota peinándolo diariamente para retirar todo el pelo sobrante y las células muertas de la piel para que permanezca más sana. Además, como la lluvia hace que el ambiente esté más húmedo, es recomendable secarle el pelo al perro para evitar problemas de piel como la dermatitis.

AbandoNOanimal, cuidados perro

Dolores de huesos: las bajas temperaturas afectan su metabolismo y también los huesos causándole dolor, sobre todo cuando están en una edad avanzada. Para ayudar a contrarrestar los dolores es importante cuidar la alimentación y el peso del perro. Puedes proporcionarle alimentos especiales y además realizar ejercicio ligero.

Ansiedad por la separación: si llevaste a tu perro de vacaciones y siempre estuvo contigo, tu mascota puede sufrir de ansiedad al volver a la rutina en casa y quedarse solo tantas horas al día mientras tú trabajas. Para ayudar a reducir esa sensación es importante que le dejes un juguete para que se entretenga mientras llegas a casa. También será indispensable sacarlo a pasear y compartir con tu peludo cuando termine tu jornada laboral.