Metro de Madrid permite acceso de animales de compañía y se equipara a otras capitales europeas

Madrid metro animales

El Metro de Madrid se equiparará con otros suburbanos europeos con la medida que permitirá el acceso de mascotas, al igual que se practica en Bruselas, Londres, Lisboa o Berlín.

La puesta en marcha de esta decisión deberá ser aprobada mediante decreto en Consejo de Gobierno y podría estar lista en los próximos tres o cuatro meses, es decir, antes de verano. Incluso, durante ese tiempo, los fines de semana y festivos, los madrileños podrán llevar perros en el metro sin limitación de horario. El resto del año no podrán hacerlo en horas punta (entre 7.30 y 9.30 horas; 14 y 16 horas y 18 y 20 horas), según ha informado hace poco la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

Requisitos

Entre las normas que deberán cumplir quienes viajen con perros están:

  • El acceso de un solo perro por viajero.
  • Todos los perros deberán viajar con bozal y estar sujetos con una correa de una longitud que no supere los 50 centímetros.
  • Los perros para acceder a la red de Metro de Madrid siempre deberán estar identificados correctamente mediante el uso de microchip e inscritos en el registro censal municipal.
  • Para su desplazamiento deberán ocupar exclusivamente el último coche de cada tren.
  • Estos requisitos aplican desde el mismo acceso a la estación de Metro y hasta la salida a la calle del animal.
  • Los animales de compañía podrán usar los ascensores y las escaleras, pero no estará permitido, por seguridad, el uso de las escaleras mecánicas.
  • La persona responsable del perro será su portador y la persona propietaria del perro será su responsable subsidiaria.
  • No se deberá obstruir el paso del resto de pasajeros en puertas y ascensores.

La Comunidad de Madrid ha mantenido una “estrecha colaboración” con la asociación protectora de animales El Refugio, para acordar la regulación que facilitará la convivencia de todos los usuarios de Metro.

De hecho, según El Refugio, la medida ha sido propiciada por las rondas de reuniones y conversaciones de esa asociación con la Consejería de Metro de Madrid y el Gabinete de Gobierno de la Comunidad de Madrid, desde octubre de 2014. Desde esa fecha, el Ayuntamiento de Barcelona aplicó la misma medida con gran éxito.

Cifuentes ha añadido que  “la decisión de autorizar el acceso de los perros a la red de Metro se suma a la ‘ley de sacrificio cero’, que actualmente se tramita en el Parlamento regional, y supone un paso más en las políticas del Gobierno de Madrid de integración de este tipo de animales de compañía”.

Lo permitido

Actualmente pueden acceder a Metro animales pequeños domésticos que vayan en receptáculos idóneos para el transporte de mascotas y que no resulten peligrosos ni molestos para el resto de viajeros por su forma, volumen, ruido u olor.

De igual manera, se permite la entrada de perros de asistencia personal o perros guías, que van como acompañantes de personas invidentes o con deficiencia visual, o que están en proceso de adiestramiento acompañados de sus entrenadores, y perros adiestrados para asistencia personal especial.

En todos estos casos, el perro debe llevar un chaleco o distintivo a la vista de su condición de asistente especial. La propuesta de acceso obligará a una modificación del Reglamento de Viajeros del Ferrocarril Metropolitano de Madrid.

En el caso de la EMT, la empresa municipal permite viajar a los usuarios con pequeñas mascotas domésticas en su correspondiente transportín o a perros guías de personas invidentes debidamente identificados con su placa, sin restricción de horario.

Primero fue Barcelona

El Metro de Barcelona permite el acceso de perros medianos y grandes, con bozal, desde octubre de 2014, con la misma excepción de las horas punta y otras limitaciones necesarias para garantizar la convivencia entre los usuarios y los animales.

Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) permitía antes de la aprobación de los perros grandes, solo canes pequeños dentro de un receptáculo y los de asistencia.

Al igual que se acordó en Madrid, los perros deberán estar identificados electrónicamente con un chip e inscritos en el censo municipal.

También admiten un perro por persona. Los menores de 16 años no pueden llevar los que sean considerados potencialmente peligrosos según la normativa vigente. Tampoco pueden trasladar a los animales en las escaleras mecánicas. Solo escaleras convencionales y ascensores.

El bozal es también un requisito indispensable en el metro de Barcelona. Además, los perros deben ir sujetados en todo momento con una correa no extensible y a una distancia inferior a 50 centímetros de las personas que los lleven consigo, las cuales son las responsables de la actitud del animal.

Quien lleve el perro debe cuidarse de situaciones de peligro o molestias a otros usuarios.

Otras experiencias europeas

Hay otros casos en algunas ciudades europeas. Por ejemplo, en Berlín, capital de Alemania, es muy común encontrar pasajeros que se trasladan con perros. Igual puede suceder en el autobús o en el tranvía. A diferencia del Metro de Madrid o el de Barcelona, en Berlín los perros pagan una tarifa reducida. Viajar con un animal doméstico sin billete se traducirá en una multa segura. También exigen el uso del bozal, a menos que se trate de un perro muy pequeño.

Por otra parte, en Inglaterra las mascotas pueden viajar libremente y gratis en cualquier transporte público. En el tren y el metro solo permiten 2 perros por persona. Los animales siempre deben llevar correa, bozal si son grandes y no presentar una amenaza para nadie.

En Lisboa, las mascotas podrán viajar en el transporte público mientras sean trasladados en sus cajas, jaulas u otro medio donde ellas viajen cómodas y no causen problemas a los demás pasajeros. Para los perros grandes es también obligatorio el uso del bozal. Los perros potencialmente peligrosos no están permitidos.

Madrid entonces se encamina a seguir estos ejemplos de civilidad y buen trato con los animales de compañía. ¡Enhorabuena!