Cómo y dónde deben ser enterrados los animales de compañía al morir

AbandoNOanimal, animales, mascotas

Muchos de nosotros decidimos adoptar una mascota como parte de nuestra familia. Normalmente son perros y gatos, aunque hay personas que tienen gustos más particulares como caballos, pollos, ovejas o tortugas. Cualquiera que fuese el animal, los momentos de alegría que nos regalan se hacen imborrables en nuestra memoria. 

Pero llega el momento en el que nos toca aceptar que todo tiene un ciclo de vida… y nos cuesta enfrentarlo. Despedir al consentido de la casa puede ser tan doloroso como si muriese otro miembro de la familia.

Hay países donde las personas incineran a sus mascotas al morir, las llevan al cementerio o en muchos casos cuando los dueños están en su lecho de muerte piden ser enterrados con su mejor amigo.

AbandoNOanimal, mascotas

El último adiós a nuestros amigos

En la actualidad, la mascota más común en los hogares son los perros. Estos se roban de manera inmediata todo el amor de la familia, y debido a los fuertes vínculos existentes con los peludos de la casa, crearon el cementerio de animales de Montserrat, Valencia. Allí son incinerados y se colocan en una hornacina. También permiten que cuando muera el dueño, éste pueda ser enterrado junto con las cenizas de su mascota.

El cementerio fue inaugurado en 1997, y al principio solo era para mascotas. Pero producto del inmenso amor que existe entre animales y humanos, permitieron que fuesen enterrados juntos si así lo deseaba la persona, y lo promovieron bajo el lema: “Si compartes toda la vida con ellos, por qué no seguir compartiéndola en la eternidad”.

AbandoNOanimal, mascotas, incineración

Desde su apertura, han sepultado alrededor de 2.900 animales de cualquier tipo. Los dueños visitan las tumbas de sus mascotas en fechas tan sensibles como Navidad, día de muertos o el día de cumpleaños del animalito. Van con la intención de saludarlos, recordar los lindos momentos que vivieron juntos o simplemente para hacerles saber que aún los aman.

Jueves y domingos son los días que el cementerio abre sus puertas, y el precio de la sepultura con mármol o lápida puede costar unos 250 euros.

Bélgica los reconoce como parte de la familia

En Bélgica existen actualmente cinco camposantos de mascotas, el más popular está en la periferia de Bruselas, y se conoce como ‘Veeweyde’. Sin duda, Bélgica se sensibiliza por la familiaridad que existe con estos compañeros de vida. Es muy agradable saber que priorizan la paz luego de la muerte de nuestras mascotas y reconocen que estos deben ser tratados como si fuesen otro miembro de la familia.

AbandoNOanimal, cementerio, mascotas

Las tumbas son adornadas con flores, fotografías que resaltan los momentos que vivieron junto a su dueño. Todo esto ha dejado como resultado un conjunto de servicios fúnebres para cuando le toque partir a nuestra mascota, desde empresas que transportan el cadáver, hasta fabricadores de joyas donde se puedan llevar las cenizas.

Un lugar especial para tus corceles

Si tienes animales muy grandes como caballos, también puedes organizar un entierro digno en el cementerio “Le Paradis des Animaux” en Lieja (Bélgica). Es el único cementerio de animales que ofrece tumbas para estos fieles corceles.

Los precios pueden variar, pero sabemos que esto no es tan importante cuando se trata de dar un capítulo final lleno de honor a quienes nos han regalado años de felicidad.

¿Estás de acuerdo en que las mascotas y los dueños sean enterrados juntos?