Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Madrid ha acogido a 17 mil ejemplares

fauna España
f

El Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS Madrid) abrió sus puertas en 2010 y se ha convertido en un espacio de referencia en la atención de la fauna silvestre autóctona y exótica, la cual es atendida en 51.000 metros cuadrados. Hasta 2015 este centro ha acogido a cerca de 17.000 ejemplares, en su mayoría aves (60%) y réptiles (21%).

Además, durante el pasado año este centro atendió a 4.794 ejemplares de distintas especies,  cifra que se traduce en un incremento de 74% en comparación con los 2.749 animales registrados en 2014. Así lo ha señalado el viceconsejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Miguel Ángel Ruiz, durante la presentación del balance de actividad de este hospital de fauna a lo largo de 2015 a los representantes de asociaciones y organismos relacionados con el medio ambiente de la región.

Creación del centro

La Ley 2/1991, de 14 de febrero, para la Protección de la Fauna y Flora Silvestre en la Comunidad de Madrid, dispone que la Consejería con competencias en medio ambiente, establecerá Centros de Recuperación de Especies de Fauna cuya finalidad es el cuidado, mantenimiento, recuperación y posterior devolución al medio natural (si fuera posible), de ejemplares de fauna silvestre que se encuentren incapacitados para sobrevivir por sus propios medios.

El Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS Madrid), fue inaugurado en julio de 2010 y nació con la finalidad de mejorar el servicio prestado hasta entonces por el Centro de Recuperación de Especies Protegidas de Buitrago, dando continuidad a la labor desempeñada desde hace veinte años por dicha institución.

CRAS Madrid presta los siguientes servicios:

  • Recepción de avisos telefónicos 365 días del año.
  • Recogida diaria de fauna silvestre herida para el tratamiento clínico en sus instalaciones.
  • Acogida, cuidado y asistencia veterinaria de animales exóticos.
  • Centro coordinador y gestor de la fauna silvestre en la Comunidad de Madrid.
  • Tratamientos veterinarios, cirugías, analíticas, toma de muestras.
  • Liberación y seguimiento de la fauna recuperada en el Centro.
  • Análisis de muestras, necropsias, estudios toxicológicos, zoonosis.
  • Investigación, estudio y seguimientos de animales.
  • Gestión y mantenimiento de una base de datos sobre los animales recogidos, rehabilitados o liberados.
  • Tareas divulgativas y formativas

Animales de vuelta a su medio natural

El CRAS desarrolla periódicamente una suelta de aves. Uno de los valores agregados que tiene el servicio que presta el Centro de Recuperación de Animales Silvestres es la oportunidad que tienen los ejemplares de volver a su medio natural, una vez que han recibido los cuidados respectivos. Tanto es así que 60% de los animales que ingresan vivos regresan a su entorno.

Hace poco fue devuelto un ejemplar de avutarda atendido en las instalaciones del hospital de fauna de la Comunidad y que, tras el proceso de recuperación, ha regresado a su medio natural.

Se trata de un ejemplar macho que fue encontrado por la Guardia Civil el pasado mes de julio en un descampado de Fuenlabrada. Cuando llegó al CRAS, trasladado por el SEPRONA, estaba moribundo y presentaba signos de deshidratación así como una grave fractura a causa de un traumatismo de origen desconocido. Una vez analizado y diagnosticado, los profesionales del centro le administraron los cuidados necesarios para recuperarle y devolverle a su entorno natural en la localidad de Daganzo.

Antes de su liberación, los técnicos procedieron a identificarle con una marca alar que permite su seguimiento a distancia, ya que en este tipo de aves no es recomendable utilizar el habitual sistema de anillado. La Comunidad de Madrid es la cuarta región española con mayor número de avutardas tras Castilla y León, Extremadura y Castilla-La Mancha, comunidades con mucha mayor superficie. La población madrileña de avutardas está próxima a los 1.500 ejemplares, lo que representa cerca del 4% de la población mundial.

Control en el aeropuerto de Barajas

El CRAS también colabora con las labores de la Consejería de Medio Ambiente. Una de ellas es el control de la avifauna en los alrededores del aeropuerto de Adolfo Suárez-Barajas, con el fin de reducir el riesgo de accidentes en el tráfico aéreo.

Entonces, los huevos y pollos localizados en las inmediaciones del aeródromo –más de un centenar en los últimos cinco años- son trasladados al CRAS para su cría o incubación y posteriormente, cuando estos animales pueden valerse por sí mismos, se devuelven al medio natural, tras recibir los cuidados de los profesionales de este centro.

CRAS en Valladolid, Burgos y Segovia

Los tres Centros de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) ubicados en Valladolid, Burgos y Segovia, y los dos Centros de Recepción de Fauna Silvestre en Salamanca y Zamora han recibido, durante 2015, 3.963 animales, en su mayoría aves, con un 69% de los ingresos, seguidas de los mamíferos y, en un número “muy pequeño”, reptiles.

Además, del total de animales que ingresaron vivos, 55,6% ha sido liberado en el medio natural tras seguir un “proceso de recuperación” y determinar el equipo veterinario que estaban “en buenas condiciones” para su reintroducción, según han informado a Europa Press fuentes de la Administración Autonómica.

Para la reintroducción de esta fauna se ha tomado en cuenta el estado de los animales así como “otros factores que pueden afectar a la especie como la época del año para las aves migratorias o la “elección de un hábitat adecuado” en un entorno próximo a la zona en la que fueron recogidas. Los agentes medioambientales liberan a los animales en los lugares donde han sido recogidos, para así facilitar su adaptación. Hay algunas excepciones, cuando el ingreso se haya producido por causa de envenenamiento o colisión con tendidos eléctricos, que se les introduce en un hábitat “lo más adecuado posible”, libre de estos “factores de riesgo”.

Es necesario destacar la labor de la Guardia Civil, fundamentalmente del Seprona, y de las diferentes policías, pues su labor es importante para que el procedimiento se ponga en marcha “con rapidez”. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, a través de la Fundación Patrimonio Natural, se encarga de gestionar estos centros, que conforman esta red que da servicio a todo el territorio de la Comunidad.

También ayudan en el seguimiento de las enfermedades que afectan a la fauna silvestre y al hombre, como la tularemia, la brucelosis, la tuberculosis o la influenza aviar, así como la determinación de los posibles casos de envenenamiento de la fauna silvestre.

Estos centros de recuperación de la fauna silvestre cumplen una función importantísima en la preservación de las especies. Debemos seguir abogando porque sigan cumpliendo su labor con mística y vocación.