¡Auxilio! Perdí un animal de compañía y no sé qué hacer

AbandoNOanimal, mascotas extraviadas

Cuando no encontramos a nuestra mascota, es una verdadera pesadilla. Casi siempre ocurre porque las mascotas se escapan de sus hogares, o porque se alejan de la vista de sus dueños en un paseo rutinario. En el 2015, según los datos que publicó el Registro de Identificación de Animales de Compañía (RIAC), 11.811 animales de Madrid pudieron retornar a sus casas luego de estar extraviados por un tiempo. Hablamos de animales de compañía entre gatos pequeños, y perros.

La promotora del RIAC, Raquel Martínez y su equipo de voluntarios son los encargados de agilizar el proceso de recuperación de las mascotas a través de un esquema de trabajo que ha resultado de maravilla. “Cuando nos llega un aviso ponemos en marcha una cadena de contactos, en ella ubicamos a veterinarios, y a las protectoras de la zona, y lo difundimos a través de las redes sociales. No creerán la cantidad de mascotas que aparecen, son muchísimas”, dijo.

¿Qué hacer cuando se extravía una mascota?

Lo primero es mantener la calma. Es lógico que cuando se tiene aprecio por una mascota, y esta huye, un inmenso sentimiento de temor y de tristeza pueda apoderarse de nosotros. Pero es muy importante accionar con lucidez lo más rápido posible para aumentar la posibilidad de conseguirla.

Notifique la pérdida al RIAC a través de su página web o de los teléfonos que tienen activos. Podría ser también útil informar a la Policía Local y/o Guardia Civil para que descarten cualquier presunto robo del animal. “Cuando los animales son de razas, los delincuentes los toman para venderlos, sacar crías o prepararlos como sparring (Pelea de perros).” dijo Martínez.

Busque a la mascota en los lugares que pueda reconocer

Es muy importante comprender que cuando las mascotas salen de su hogar e ingresan a un espacio desconocido, reaccionan como los seres humanos, es decir, con temor. Por eso se recomienda hacer una búsqueda exhaustiva en los lugares de su vecindario donde crea que pueda estar escondiéndose.

Llámela por su nombre, llévele los objetos que usualmente utiliza para jugar, recuerde que el olfato de los perros (en el caso de que sea la mascota extraviada) es su mejor arma. Pegar carteles en zonas visibles facilitará el tránsito de la información entre los habitantes.

Si usted solía pasear de manera seguida a su mascota antes de extraviarse, le recomendamos que haga una caminata por los sitios que recorrían juntos, puede que esté asustada y escondida en un lugar esperando por el retorno de su dueño.

La paciencia y el chip del collar son vitales

No hay una fórmula exacta para descifrar el tiempo que vuestra mascota podría permanecer extraviada. Según reportes del RIAC, la media para recuperar un animal va de 10 a 15 días, pero esto no debe ser un motivo de angustia, pues si ya pasó ese lapso y aún tu perro o gato no ha regresado, tranquilo, porque hay ocasiones en que pasan meses hasta el retorno del animal.

El chip en el collar de las mascotas es una herramienta vital cuando se está gestando el proceso de recuperación. “Es prioritario que los datos del animalito estén actualizados”, aconseja Martínez. Esa puede ser la diferencia entre reencontrarte con el alma de tu hogar, o que simplemente quede como un recuerdo.

Para que tengamos idea de lo importante que son los chips en las mascotas, en 2015 llegaron a las distintas protectoras 104.501 perros, y apenas el 25,9% de ellos pudieron retornar a sus dueños ¿Por qué? Porque la mayoría de los caninos no poseían los datos actualizados, y si lo llevamos a la acera de los felinos, la estadística es más dramática aún, y es que de 33.330 gatos solo el 2,3% lograron ser devueltos.

Si algún día se encuentra una mascota extraviada, dele alimento y agua, y llévela al veterinario más cercano o al Centro de Protección de Animales del Ayuntamiento de Madrid para que le hagan la lectura del chip y puedan contactar a sus dueños. Ana, una habitante de la capital hizo eso con una pequeña gata que encontró arrojada en la calle, y hoy la felina está de nuevo en su hogar, feliz y contenta.