Aprendiendo sobre los perros guía

perro guía

Un perro guía es un perro que ha recibido una educación específica y que ha sido adiestrado para guiar a las personas con discapacidad visual. La presencia de un perro les permite desplazarse con mayor rapidez y facilidad evitando los obstáculos o los peligros a lo largo del trayecto. Un perro de esta naturaleza le ofrece a su amo más seguridad y más confianza. Además, el perro guía es un vector de comunicación maravilloso y permite que su amo entre en contacto con otros. En otras palabras podría decirse que un perro guía es una compañero fiel, afectuoso y dedicado a su amo.

Asimismo, un perro guía ofrece más comodidad y más autonomía a las personas con deficiencias visuales. Tan importante es el rol del perro guía en la vida de una persona con discapacidad visual que su entrada es permitida en todos los lugares abiertos al público, a saber, cine, salas de espectáculos, taxis, hoteles, comercios.

Ahora bien, es importante precisar que la formación de un perro guía es un proceso largo, costoso y delicado. En efecto, para la formación del perro se sigue un protocolo bien establecido. En todo caso, el perro es tratado con respeto durante todo el proceso.

¿Cómo comportarnos ante la presencia de un perro guía en lugares públicos?

  • Por más tentador que sea acariciar a un perro guía, no debemos olvidar que este perro tiene la responsabilidad de guiar a una persona con discapacidad visual. No debemos distraer al perro. La seguridad de la persona depende de la vigilancia y de la concentración de su perro.
  • No debemos ofrecerle nunca comida u otros alimentos al perro guía. Estos perros deben comer en un horario preciso para estar siempre en las mejores condiciones posibles. Si se rompe el hábito de su comida y de su aseo, esto podría traerle consecuencias graves a sus amos. Tampoco es adecuado ofrecerles dulces a los perros.
  • Los perros guía tienen la responsabilidad de ayudar a sus amos a cruzar la calle. El hecho de llamar a un perro guía o de bloquearle el paso puede ser peligroso ya que podemos desconcentrarlo. Asimismo, si está en su vehículo y un perro guía atraviesa la calle con su dueño, evita tocar la bocina o gritar ya que esto también puede distraerlo y confundirlo.
  • Los perros guía hacen otras cosas a parte de guiar a su amo. Cuando no llevan su equipo, estos juegan como cualquier otro perro. Eso sí, los juguetes deben ser escogidos con cuidado.
  • Los perros guía llevan un arnés, debemos evitar tirar de su correa o agarrar su arnés.

Escuela de perros guía en España

En España, uno de los principales centros de adiestramiento de perros guías es la Fundación Once del Perro Guía (FOPG), ubicada a 20 kilómetros de Madrid, en Boadilla del Monte. Este centro adiestra alrededor de 100 perros al año con el fin de adjudicarlos posteriormente a personas con discapacidad visual.

Por lo general, en este centro de entrenamiento de perros guías, se trabaja con las razas Golden retriever, labrador y pastor alemán por ser razas más dóciles, inteligentes y de buen temperamento.

La jubilación del perro guía

Cuando el perro guía está mayor y no posee las mismas capacidades de concentración y vivacidad para cuidar de su amo, éste se jubila de sus funciones de perro guía. Sin embargo, por lo general, el perro continúa con su amo como animal de compañía o en su defecto, es devuelto a la fundación donde le brindan los cuidados que requiere para sus últimos años.

Los perros guía como cuidadores de personas con discapacidad visual constituye un hermoso ejemplo que demuestra que el lazo que puede existir entre los animales y los seres humanos.