Animalistas evitaron que un becerro fuera asesinado en Madrid

AbandoNoAnimal tauromaquia

En España los animalistas siguen luchando por la abolición de las festividades taurinas en las que resultan maltratados los animales. En esta oportunidad, los activistas ganaron una batalla y lograron salvar la vida a un pequeño becerro de tan solo un año, que iba a ser torturado en una becerrada en la localidad madrileña de Collado Villalba.

La presión de la comunidad animalista evitó que se llevara a cabo este cruel y tortuoso festejo, lo que significó una gran victoria que puede servir de estímulo para no desmayar en la lucha contra el maltrato animal. Las becerradas consisten en maltratar a un indefenso becerro, torturándolo hasta el punto de causarle la muerte. El macabro fin de esta actividad es el disfrute de las personas.

Es una fiesta descabellada que no tiene ningún sentido. Por suerte, se logró salvar al becerro que apodaron con el nombre de Ferdinand, en honor a la famosa historia de Munro Leaf.

AbandoNoAnimal tauromaquia

Leaf narra la historia de un toro llamado Ferdinand que prefiere oler las flores en lugar de luchar en las corridas, pero que por error es escogido para ser lidiado. Al final, es regresado al prado gracias su mansa y noble actitud.

Triunfo contra el maltrato animal

Los activistas denuncian que las becerradas son un festejo especialmente cruel, ya que implica la participación de un becerro joven que resulta humillado, toreado y golpeado por los participantes. Inclusive, la agonía y el sufrimiento del becerro llega a ser peor que la del toro en las corridas, debido a que los toreros son más certeros a la hora de matar al animal.

Gracias a la movilización y la campaña de presión organizada por los activistas, diferentes organizaciones antitaurinas de Villalba -como Gladiadores por la Paz y Villalba Sin Sangre, junto con el apoyo de numerosos vecinos del municipio- la vida del becerro Ferdinand pudo ser salvada.

Así ocurrió la victoria que salvó la vida del becerro: las asociaciones animalistas pusieron en marcha una petición en la plataforma Change.org para denunciar las becerradas. La petición reunió más de 41.000 firmas en tan solo cinco días.

De igual forma, a través de las redes sociales se denunció el hecho de que el Ayuntamiento haya destinado la cantidad de 180.000 euros para realizar festejos maltratadores, mientras que en la localidad existen mayores necesidades sociales.

AbandoNoAnimal tauromaquia

La presión surtió efecto

Debido a la fuerte presión, el objetivo se logró y el Ayuntamiento firmó la cesión a los activistas de uno de los becerros. Por otro lado, gracias al patrocinio de Animal Guardians, Ferdinand fue trasladado al santuario Compasión Animal en Valencia, donde podrá pasar el resto de su vida en libertad y en paz.

Con este logro, los activistas buscan que Ferdinand sea el rostro de miles de becerros que son torturados anualmente. Lo peor es que estos festejos son respaldados institucionalmente.

“El rescate de Ferdinand debe ser un ejemplo de concienciación que abra la brecha definitiva para terminar con las becerradas a nivel nacional, debido al increíble sufrimiento que padecen estos animales de apenas un año", señaló Óscar del Castillo, fundador de la organización Gladiadores por la Paz.

"No queremos que este becerrito sea el primero de muchos Ferdinandos, queremos que sea el primero de todos los becerros, pues ningún otro debe ser torturado para divertir a un público”, acotó.